Claves para quemar grasas sin perder músculo

Claves para quemar grasas sin perder músculo

Es frecuente querer deshacernos de la grasa que sobra en nuestro organismo luciendo un cuerpo marcado gracias a la presencia de una buena musculatura. Sin embargo, con facilidad podemos reducir masa muscular y lípidos al mismo tiempo, por eso, hoy dejamos algunas claves para que esto no suceda y logres quemar grasas sin perder músculo.

¿Por qué preservar el músculo mientras perdemos grasas?

Es claro que cuando perdemos peso corporal perdemos parte de grasa y parte de masa magra dentro de la cual encontramos músculo, sin embargo, si logramos preservar músculo y eliminar en mayor proporción de grasa, no sólo lograremos un cuerpo más estético sino también, un organismo más sano.

Además, es fundamental reducir al mínimo la pérdida de músculo si queremos mantener nuestro metabolismo activo, ya que a mayor masa muscular más calorías quemamos en reposo y por lo tanto, más fácil será perder grasa.

Entonces, cuando perdemos peso o buscamos eliminar la grasa que recubre los músculos, es fundamental no sólo poner nuestra atención en oxidar los lípidos almacenados en nuestro organismo, sino también, reducir al máximo la pérdida de músculo o sostener sus proporciones en nuestro cuerpo.

Aunque no es tarea fácil de lograr, se puede quemar grasas sin perder músculo prestando especial atención a nuestra dieta y a nuestro entrenamiento.

Claves para quemar grasas minimizando la pérdida de músculo

Si quieres lograr que los músculos se luzcan cuando hayas eliminado gran parte de la grasa almacenada en tu cuerpo, es fundamental tener en cuenta las siguientes claves que te permitirán conservar la musculatura mientras eliminas lípidos del organismo:

Producir un déficit de calorías, es decir, consumir menos de lo que gastas cada día. Es suficiente con reducir entre 200 y 400 Kcal cada día, pues un déficit mayor puede "asustar" a nuestro cuerpo, que se resistirá a quemar grasa y por el contrario, puede eliminar musculatura.

Perder un 1% de peso corporal por semana, ya que a esta velocidad el cuerpo pierde más grasas y minimiza la pérdida de músculo, mientras que adelgazar bruscamente asegura una mayor pérdida de masa magra y un efecto rebote a corto plazo. Entonces, si pesas 80 kilos, una pérdida razonable es de alrededor de 800 gramos o menos, por semana.

Realiza entrenamiento aeróbico y de intensidad moderada para quemar grasas, o bien entrena a intervalos pasando de intensidad moderada a intensidad alta en un corto tiempo.

Asegura una buena ingesta de proteínas magras en tu dieta diaria, de manera que favorezca el mantenimiento de masa muscular sin agregar grasas ni calorías innecesarias. Por ejemplo, puedes consumir yogur o leche desnatada, carnes con poca grasa, pescado o clara de huevo.

Entrena intensamente tus músculos, para que éstos conserven su actividad y así, no pierdan volumen ni fuerza sino todo lo contrario. Además, no debemos olvidar que los músculos son necesarios para quemar grasas, por lo tanto, entrena tus músculos con pesos y cargas elevadas si quieres sostener tu masa magra mientras pierdes grasa.

Elimina las calorías vacías de la dieta que sólo sumarán energía y no facilitarán el logro de un déficit calórico. Es decir, intenta evitar el azúcar y los alimentos que lo contengan, así como también, evita el alcohol que además de sumar calorías impide la quema de grasas.

Con estas claves para quemar grasas sin perder músculo podrás lograr tu objetivo de tener un cuerpo más sano y estéticamente atractivo, pues conservarás una buena forma y más tonicidad gracias a la musculatura aun presente en tu organismo.

Recuerda que cuando pierdes peso no sólo es importante reducir los kilos que muestra la báscula, sino que es fundamental que esos kilos sean mayormente grasa y no músculo.

A más músculo y menos grasa más salud y más estética para tu cuerpo, por ello, no olvides las claves antes dadas si quieres lograr valiosos beneficios.

Timber by EMSIEN 3 Ltd BG